Hace algunos años escuché una frase del conocido guitarrista Jimi Hendrix, parafraseando al escritor Oliver Wendell Holmes, que decía lo siguiente:

 

“Knowledge speaks, but wisdom listens” -“El conocimiento habla, pero la sabiduría escucha”-

 

Fue una expresión que me hizo replantearme lo importante que resulta la escucha activa a la hora de aprender y adquirir nuevos conocimientos de idiomas a través de la comunicación de los mismos.

Por eso, creo que es sumamente necesario que esto se traslade a las aulas de todas aquellas instituciones académicas donde también se imparta un idioma.

Hemos de plantearnos la educación lingüística de nuestro alumnado de otra forma, dando también prioridad a la parte oral, donde interviene, sin duda alguna, la escucha y el habla, complementándolas con los demás elementos que componen cualquier idioma en su lenguaje como son la gramática (la cual recoge la morfología y sintaxis de las palabras), la semántica, la pragmática y fonología, en conjunto con la fonética.

Y esta es la metodología que vamos a seguir en Academia Teresa.

Para ello, hemos de introducir de lleno a nuestros alumnos y convertirlos en el principal elemento de la comunicación a nivel oral y escrito, sean del curso que sean, tengan el nivel que tengan, siendo los precursores de su propio aprendizaje idiomático, haciendo que pierdan todos esos miedos intrínsecos, frutos de su propia inseguridad, suponiéndoles más que un reto, un objetivo personal que han de conseguir por sí mismos con ayuda de nosotros, siendo guías de su propio sistema de aprendizaje.

Por tanto, hemos de crear un ambiente agradable dentro del aula donde puedan trabajar mutuamente todos los componentes lingüísticos de una forma dinámica y atractiva, dejando de centrarnos en la prueba escrita e interviniendo en una educación integral, basada en su totalidad, transmitiéndoles que lo importante es aprender, no aprobar.

Aun pareciendo algo tan sencillo, a veces, sobre todo como docentes y/o padres nos implicamos de manera incorrecta en la educación de los mismos, interesándonos solo por ese tan anhelado y dichoso aprobado sin tener en cuenta el resultado final, el cual nace del aprendizaje integral, sumamente importante en cualquiera de las asignaturas a cursar.

Para ello, hemos de presentarles cualquiera de las asignaturas en la que estén cursando un idioma como algo natural, introduciéndolos de lleno en un aprendizaje global del mismo, sin obviar ninguna de las partes que lo integran en su totalidad, trabajando todas como un solo conjunto, sin ofrecer más prioridad a unas que a otras, convirtiendo ese grupo de conocimientos en un aprendizaje significativo para el alumnado.