Hoy vuelvo a sincerarme con vosotros, y coincidiréis conmigo (como profesora y como madre) que en más de una ocasión hemos vivido esta situación:

 

Alumno: Mamá, ya he terminado los deberes para mañana. ¡Cojo la Play!

Padres: ¿Cómo que los deberes de mañana? ¿Y las tereas del resto de días?

Alumno: Es que mañana no me tocan esas asignaturas, ya las haré cuando toquen…

Padres: Pero hijo, si avanzas no te estancas, y así no se te acumulan las tareas de un día para otro.

Alumno: No, ya las haré mañana

Padres: Y no es mejor cariño, que puedas ir adelantando para cuando tengas un examen no ir tan agobiado…

Alumno: Es que aún no me han puesto las fechas de los exámenes mamá

Padres: Pero, por el contenido que estás dando, sabrás más o menos cuando pueden ser. ¿Y si mañana o pasado os mandan muchos más deberes o un trabajo? No te va a dar tiempo…

Alumno: ¡Ay! Mamá, déjame en paz

 

Familiar esta conversación ¿verdad?

Y es que estamos en una sociedad, tanto en lo educativo como en lo personal, cuya filosofía data de la Ley del Mínimo esfuerzo. En muchos casos, es complicado motivar a los alumnos, a nuestros hijos, nietos, sobrinos…Y es que enseñarles a planificar su tiempo, lo qué es y lo que supone, es una ardua tarea porque no podemos ir detrás de ellos, y menos aún cuanto más mayores son.

Hablando con diversas madres en la Academia, comparten la misma opinión “no es fácil”, pero a su vez, estamos transmitiéndoles unos valores negativos porque no les estamos enseñando a ser responsables de sus obligaciones, y hablando en plata, se vuelven cada vez más vagos. Es la pescadilla que se muerde la cola.

Este problema que surge hoy en día con la mayoría de los jóvenes (me refiero tanto a niveles de primaria y secundaria por igual) y es complicado aplazarlo en el tiempo o delegarlo a un segundo plano, porque se expande a otros ámbitos de sus vidas a lo largo de su crecimiento. Es un valor que les falta y cuanto antes lo aprendan antes serán autosufientes y conscientes de la planificación de su tiempo, tanto para sus responsabilidades como para su tiempo libre.

 

 

Desde Academia Teresa les inculcamos esta planificación del tiempo, y bajo nuestra filosofía, creamos métodos de estudios basados en estas premisas;

 

  • Estudiar es su trabajo, porque de ello depende su futuro profesional, e indirectamente, su futuro personal.
  • Imagina que trabajas en un despacho , en tu empresa , el despacho es tu habitación , y la empresa tiene que lograr unos beneficios llamados FUTURO PROFESIONAL y eso se consigue aprobando.
  • Todos los trabajadores realizan su trabajo en 8 horas o más, y todos llevan agenda, una planificación de su tiempo.

 

 

 

Nuestra manera de trabajar en la Academia es la siguiente, trabajamos por prioridades (planificando el tiempo y las acciones a realizar a medio plazo, nunca a corto. No trabajamos al día)

 

  • Realizar los deberes que nos han mandado ese día y planificamos los del día siguiente, así adelantaremos tiempo para otros días, que lo vamos a necesitar.
  • Esquemas mentales de los próximos exámenes da igual que no hayan puesto examen se trabaja desde el primer día, así no nos va a pillar nada por sorpresa y vamos a estar preparados para todo.
  • Trabajamos todas las asignaturas. Todas son igual de importantes.

 

 

Con este método, y junto al apoyo de nuestros docentes, tienes TU FUTURO ASEGURADO.