La importancia de aprender al máximo cualquier idioma.

“Which came first – oral or written language? The importance of learning any language to the fullest”

Desde que nacemos, las personas ya poseemos una capacidad innata para poder comunicarnos entre nosotros. Empezamos siempre con la emisión de sonidos, balbuceos, ruidos… hasta que poco a poco, convertimos todo eso en palabras elaboradas y que, posteriormente, unimos construyendo enlaces, formando lo que conocemos como frases. Aprendemos a hablar y a comunicarnos a través del lenguaje.

Conociendo esto como base de la comunicación humana, ¿por qué cuando aprendemos un nuevo idioma durante nuestra etapa académica dejamos de lado una parte tan fundamental como es el habla?

¿No deberíamos empezar con la parte oral seguida y reforzada por la gramática, vocabulario y demás elementos que forman la escritura?

Esta es la reflexión a la que nos invita nuestra profesora Raquel Chocano, en el día de hoy.

“Como profesora de idiomas, me invade y me genera mucha confusión respecto a la propia adquisición del lenguaje. ¿Será porque cuando aprendemos un nuevo idioma en el colegio damos por hecho que solo deben aprender la gramática, pragmática y semántica de las palabras sin dar prioridad a la fonología y fonética de las mismas, puesto que toda su educación idiomática se va a basar en un examen a nivel escrito? Pues bien, por mi parte, es del todo erróneo, y más hoy en día cuando llegan a niveles superiores de educación como es la Educación Secundaria o el sucesivo Bachiller donde se topan con un gran problema: las pruebas orales, más conocidas como “esos tediosos exámenes de speaking” (que, por supuesto, deben aprobar, pero claro, como su valor es menor que el del examen escrito, no es para tanto…)”

Todo debería sumar en consonancia, puesto que un idioma, como ya hemos destacado, se compone tanto de la escritura como de la comunicación oral.

Por ende, hemos de hacer hincapié en el estudio y práctica del lenguaje oral de cualquiera de las lenguas que estudiemos, puesto que es una de las bases que cimenta cualquier idioma.

De hecho, de igual forma, no hemos de olvidar otra de las partes más importantes de la lengua y que, en este caso, aparece en cualquier prueba a nivel escrito: el examen de escucha o listening, en inglés. Es fundamental trabajar la escucha para poder aprender a comunicarnos de una manera correcta, adecuada y fluida.